Atrapada en 1800

Atrapada en 1800 - Marisa Sama Tuve que cerrar este libro cada pocas páginas o incluso cada pocas líneas porque me reía tan fuerte que tenía miedo de romperlo. El humor de la novela es muy afín al mío, y no pasaba párrafo alguno en que no pillara la broma o el chiste. Incluso los comentarios más absurdos me ponían una sonrisa en la cara.



Hace tiempo que leí este libro, así que no tengo la trama tan fresca, pero lo intentaré.

Eva se ofrece voluntaria para un viaje en el tiempo, y aunque sus padres se oponen ella no les hace ni caso, así que, en un estudio sobre el concepto temporo-espacial, llega al Madrid de 1796. Se hace pasar por la esposa de un español que viajó a las Filipinas y en un accidente él muere y ella "pierde" la memoria. Esta coartada la protege contra mayores interrogantes, porque, por supuesto, ella no tiene ni idea de su vida anterior a la pérdida de memoria.

Pero algo sale mal. Si era un viaje pensado para unos pocos meses, la estancia se alarga durante 4 años, en los cuales ella no se atreve a mover ni un pelo por miedo a cambiar el futuro.

description

Pero después de tanto tiempo su locura natural (porque sí, está como una cabra) y sus inquietudes la empujan a salir de esa actitud envarada y manda el efecto mariposa y las consecuencias al infierno. Decide ayudar a los más desfavorecidos, porque no puede soportar ver cómo viven los niños en esa época, le enerva verlos trabajar en fábricas y ser tratados casi como esclavos. Todo esto lo tiene que hacer a espaldas de El Malo, el marido de su supuesta cuñada. Y sí, es bastante malo.

En una de sus misiones a lo Tortugas Ninja aparece un americano que echa por tierra sus planes: Mark Sting, o como dice la cuñada, Marestin. Él no la reconoce bien porque ella iba adecuadamente cubierta pero nadie puede quitarle las sospechas de que Eva es más de lo que parece.

Uno de los momentos que más gracia me hicieron fue cuando Mark Sting y Eva son presentados formalmente en un evento social con la nobleza. Mientras participaban en charlas insustanciales con otros invitados podía oír aún mejor sus conversaciones mentales.

Mark Sting: "Sé que tú sabes que yo sé que tú eres la que se coló por la chimenea".

Eva: "Sé que tú sabes que yo sé que tú sabes que soy la que se coló por la chimenea, pero nadie puede decir que yo sepa que tú sabes eso, así que no sé nada".

Y ella a jugar a hacerse la inocente y la lela (lo hace mucho a lo largo del libro) y él a comerse el coco para ver cómo le sonsaca la verdad a Eva. Sus guerrillas me hicieron reír en muchas ocasiones, y más que dardos se lanzaban bombas, educadamente, por supuesto. Cada vez que se encuentran es un pulso para ver cuál de ellos termina cediendo, pero él es demasiado tozudo para abandonar y ella es demasiado lista para meter la pata con sus trampas. En algún momento del camino, acaban siendo amigos y de ahí al amor sólo hay un paso.

La novela me gustó mucho también por la ambientación. Vamos conociendo a personajes de la nobleza y descubrimos algunos de sus trapos sucios como por ejemplo: ¿Por qué la esposa de Carlos IV nunca sonríe con la boca abierta? ¿Cómo puede Godoy acostarse con ella? En un desfile de caras conocidas, vamos descubriendo el carácter diferente de cada uno, y los pensamientos de Eva sobre ellos. También se habla mucho de Madrid y de los distintos barrios y rencillas y amistades entre ellos, así como su forma de vestir, y de vivir.

Y por supuesto, no podemos olvidar a Eva. Es una mujer que para la época resulta de lo más chocante, directa, atrevida, inteligente, curiosa, respondona, maníaca e hipocondríaca. Todo ello da lugar a situaciones hilarantes, tanto que a veces me tenía que secar las lágrimas. Porque aunque los de aquella época no supieran cómo lidiar con ella, nosotros la entendemos perfectamente, y no nos cuesta mucho ponernos en su lugar.

Yo lo recomiendo muchísimo para echar unas risas. De las autoras españolas que he leído, éste es de los que más me han gustado con diferencia.