Midnight

Midnight  - Ellen Connor Han pasado tres años desde que Chris ha abandonado el refugio de la pareja del libro anterior, John y Jenna. Tres años merodeando por el desierto sin fin y vacío del Apocalipsis. Es un hombre cambiado, menos ingenuo, más cínico y endurecido por experiencias que le han curtido a base de golpes, sin esperanza y sin ánimo de encontrarla. Entonces se encuentra en el Valle de los Bravos y conoce a Rosa.

Rosa Cortez es una superviviente. El pasado antes del Apocalipsis está enterrado y ahogado en su interior. Ahora es la líder de un pequeño pueblo que todavía tiene visos de la olvidada civilización, estructurada, ordenada, jerarquizada, y marcial. Ella es “la Jefa” de Los Bravos, y no va a permitir que nada ni nadie amenace ese pequeño enclave que le costó levantar y defender a costa de sudor y lágrimas... y eso incluye a Chris.

Me encantó el primer libro de la trilogía y no sólo porque era un género nuevo para mí, sino porque sus personajes eran entrañables y bien perfilados, te terminaban gustando aunque al principio parecieran del montón. Sin embargo... este libro me ha decepcionado. Tanto, que lo abandoné a las 50 páginas, y meses después lo retomé por cabezonería por una parte, y por la otra porque no podía concebir que el primero estuviera tan bien y el segundo fuera tan aburrido. Porque el principio es así, aburrido, tarda en arrancar. Engancha más bien hacia la mitad, y eso ya juega en contra de mi opinión de este libro. Reconozco que más adelante mejoró, pero no lo suficiente como para que pueda poner una gran nota a la lectura.

La culpa la tienen, por un lado, los personajes. Rosa Cortez es la típica mujer-dura que vemos en las películas. Tan artificial resulta que no conseguía creérmela, me gustan más los personajes femeninos de Tarantino o Robert Rodríguez, con diferencia, además. Ella está todo el libro con la fachada de “soy una mujer, pero soy como un hombre” que al final termina cansando. No quiere empezar una relación con Chris porque pondría en cuestión su liderazgo en el pueblo, y para ella Valle de Bravo es toda su vida.

Chris no me ha resultado un héroe carismático. Le veo demasiado creído y sin justificación alguna, pues tampoco es tan “macho”. He logrado creérmelo mejor que Rosa, eso sí. Pero no han terminado de gustarme, ni él, ni ella.

Lo que sí que merece la pena mencionar es la presencia de algunos secundarios que dan cuerpo a la novela. Sobre todo entre los seguidores de Rosa. Me parecieron mejor construidos y más verídicos que la pareja principal.

La trama principal no me pareció tan buena como Nightfall, que era un sinfín de luchas por la supervivencia y por el amor que te dejaba sin aliento. En Midnight tenemos a una banda que amenaza la seguridad de Valle de Bravo, y Chris y Rosa tendrán que olvidar sus diferencias para que todos consigan salir vivos de la contienda.

En resumen, esta segunda parte ha supuesto un bajón tremendo con respecto a la primera. Espero que la tercera entrega consiga subir el nivel de la trilogía, que prometía muchísimo al principio, y por eso es aún más obvio la bajada de la calidad.